Profe,¿salimos de excursión? Es una pregunta clásica cuando comienza a rodar el año.

Los docentes planifican lo que enseñarán desde marzo en base a los lineamientos normativos establecidos y también en función del grupo de jóvenes con los que trabaja y comienza a conocer. Afloran aprendizajes anteriores y se parte de ellos para saber cómo transitar el año escolar.WP_20160512_003

Una buena forma de trabajo es saliendo del aula y de la clase convencional, buscando nuevos o viejos recursos que acompañarán la enseñanza y prometerán aprendizajes. Las salidas educativas son sólo una parte de esos recursos. A los chicos les encanta, a los padres también; para los profes es un trabajo extra la planificación y puesta en práctica (a veces al punto de tener que extender su carga horaria) y los preceptores intervienen en el armado y en la “cocina” de la tan ansiada excursión. Estas actividades  no deberían suplir las salidas que los jóvenes por sí solos, con sus familias y amigos pueden proyectar.

En 2016 algunos cursos ya han participado de algu13083169_1062230707171218_8265219417033767767_nnas “escapadas educativas”: el Museo de los Inmigrantes, la ex ESMA, la visita a compañeros del colegio Ingeniero Huergo, actos de la comunidad armenia. Próximamente llegarán la participación en Fonatón, obras de teatro, un tour interreligioso, el Parque de la Memoria, el Museo de Ciencias Naturales. Y aquellos espacios que los docentes signifiquen como importantes para elevar la calidad de lo que se enseña diariamente.

¿Tienen que se20160423_173350r divertidas? ¿A qué responden?¿Para qué? ¿Tienden al aprendizaje?. Éstas y varias preguntas más nos hacemos a la hora de dar marcha a estas actividades. Las salidas educativas no sirven “porque es más divertido aprender así”, ni “para que los chicos conozcan y salgan del colegio”. Su objetivo intenta ser superador de esas cuestiones.

¿Sólo esas salidas haremos?… Sí, sin olvidar los viajes que emprendemos cada vez que ingresamos en la historia de algún libro, nos enamoramos u odiamos a los personajes y nos transportamos a lugares remotos.

Siempre, siempre, la imaginación nos embarca en los mejores viajes. Sólo es cuestión de explorar con creatividad los mundos (y si es en grupo, mucho mejor).

20160423_200103