El 1º de abril, se reiniciaron las actividades de natación.

En esta oportunidad representan un desafío mayor para el Colegio, pues se incorporan una nueva sala Arco Iris (cuatro años) y un curso más de 5º Año. El crecimiento de nuestra comunidad se incrementa año a año.

Las primeras actividades de contacto con el agua despiertan entusiasmo y disfrute, sentimientos que perduran clase tras clase y son acompañados por la observación detallada de sus docentes que comienzan a evaluar a cada niño y a cada niña con el objeto de conocer el nivel de cada uno/a, de manera de lograr que compartan las clases en grupos donde las habilidades y conocimientos dentro del agua sean semejantes. Una vez concluida esta etapa cada profesor y cada profesora comenzará a ser el responsable de las situaciones de enseñanza de cada grupo al que acompañará a lo largo del ciclo lectivo. Las clases se suceden, mientras transcurre el primer mes de la actividad, se desarrolla la adaptación tanto al medio acuoso como al hecho de compartir el vestuario con sus compañeros y compañeras.

La determinación del nivel es muy importante para que todos los niños y niñas evolucionen positivamente hacia el nivel siguiente. Los más pequeños, de 4 y 5 años, comienzan en el Nivel I, que corresponde al de Ambientación. Los objetivos a cumplir por los alumnos y alumnas tienen que ver con la pérdida del temor al ingreso de la piscina; comienzan a realizar los primeros desplazamientos, se mueven de aquí hacia allá, al comienzo acompañados por el profesor/a y luego casi sin darnos cuenta solos, poco a poco comienzan a sumergirse y ríen cada vez que al soplar el agua hacen burbujas.

Mientras que a los 6 y 7 años se los ubica en el Nivel II, afianzan su dominio en la flotación y sus desplazamientos son acompañados por el movimiento de sus piernas y brazos, nos sorprenden con sus entradas de cabeza al agua, las técnicas de natación comienzan a dominarse coordinadamente.

El Nivel III corresponde a los niños y niñas de 8 y 9 años. El dominio de las técnicas iniciado en el nivel anterior es el centro de los aprendizajes, emprenden el conocimiento y experimentación del nado subacuático y la flotación vertical, se desplazan con soltura y agilidad.

Finalmente, en el Nivel IV se incluye a los alumnos de 10 y 11 años. Con ese grupo etario se trabajan aspectos relacionados con el afianzamiento de los estilos ya conocidos y probados. La coordinación de habilidades ocupa un lugar privilegiado integrándose con nociones de salvamento, las que complementan los objetivos que constituyen la instancia final del desarrollo con el que los alumnos de Jrimian aprenden en el natatorio con la misma dedicación con la que lo hacen todos los días en el aula.