Que los niños y niñas son curiosos por naturaleza, eso no es novedad. A su vez son observadores e intentan encontrar sentido al mundo que los rodea, y desde edades tempranas se formulan variados interrogantes. La búsqueda de respuestas a esos cuestionamientos, así como las actividades cotidianas, los conduce a la construcción de saberes sobre diversos fenómenos naturales, saberes con los que llegan a la escuela. (Diseño Curricular Pcia. De Buenos Aires)

Entonces para desarrollar esa curiosidad y elevar el potencial de búsqueda de respuestas, les proponemos actividades que favorezcan el conocimiento científico. La ciencia proporciona una mejor comprensión del mundo que los rodea, una saludable dosis de escepticismo, importantes aptitudes para la resolución de problemas y experiencia para la investigación.

El entusiasmo se manifiesta desde el comienzo de la actividad, la primera parte es la de organización, el consenso es imprescindible para que este tipo de actividades cooperativas sean exitosas, la propuesta ya está planteada, cada uno de los integrantes de los grupos asume la responsabilidad de aportar una parte de los elementos para el armado del dispositivo experimental.

¿Qué queremos averiguar?, las hipótesis comienzan a fluir curiosa y creativamente, la incertidumbre, la duda, estimulan conductas propias de las actividades experimentales como son la observación sistemática, aquella que a diferencia de las que se realizan habitualmente, tienen un propósito definido, seguidas de las interpretaciones que los niños y niñas hacen sobre lo observado.

El interés aumenta a medida que la experimentación involucra una mayor cantidad de materiales, y sí “Con los pelos de punta” están todos los alumnos y las alumnas de 4to grado , papelitos, globos, paños, latas…hasta su propio cabello participó de esta interesante clase en la que la “electricidad estática” quedó demostrada al frotarse el globo en el cabello, el que comenzó a “subir” hasta pegarse a él, al levantarlo más lentamente quedó parado de punta apuntando hacia el globo el cual trataba de descargar su energía. ¿Lo habrá logrado?, esto último ya no es observable, los niños y las niñas pasan a otra instancia la de las inferencias que logran relacionando lo observado, el propósito de la experiencia y lo que saben sobre el tema de estudio.

La ciencia ayuda a que los alumnos y las alumnas comprendan y valoren la naturaleza, el mundo del que forman parte y sean capaces de tomar sus propias decisiones para preservarlo y conservarlo.