PROYECTO SOBRE DERECHOS HUMANOS Y DE LOS PUEBLOS:
APRENDER SIENDO PARTE DE LA HISTORIA

 Como desde hace varios años, a partir de febrero, los docentes del nivel Secundario se reúnen para pensar propuestas didácticas y proyectos articulados. Uno de ellos, De un 24 a otro 24. Jrimian por la Memoria, la Verdad y la Justicia, SOBRE Derechos Humanos, nunca queda afuera. Porque reúne las esenciales convicciones del proyecto educativo del Colegio y de quienes enseñan en él. Entre cafés y mates aparecen torbellino de ideas, imágenes intensas, locas, desafiantes, comprometidas. Como la defensa misma de las causas justas. Cada docente hace su aporte desde la materia que enseña y desde el saber que se lo permite. Este verdadero trabajo interdisciplinario se lleva a las aulas y son los chicos quienes le dan forma y contenido.

Cada curso se transforma en un espacio de reflexión, de debates. Los medios virtuales y los encuentros extraescolares de los alumnos con los profes hacen “de las suyas”.

         En 2013 se decidió mostrar por primera vez lo aprendido; el 2014 trajo la convicción de ello y de la construcción entre todos. Cada grupo fue haciendo propio el tema a compartir en una genial complicidad con sus docentes.

         Se pensaron los espacios, la ambientación y todo comenzó a aparecer, producto del trabajo conjunto de quince docentes y sus alumnos, con la colaboración de muchos adultos más.

         Este año, “De un 24 a otro 24” significó un puente entre ambas fechas emblemáticas, y en ellas, tantos “otros 24”, despiadados e injustos. El puente nos llevó desde la Pirámide de Mayo, símbolo de las rondas buscadoras de la verdad y de los Derechos Humanos al Dzidzernagapert, presencia de los que no están, de los que están, de los que sufrieron y de quienes luchamos porque no se repita ni se olvide.

En todo el recorrido de la muestra los alumnos expresaron lo investigado. En el cierre, se pusieron en la piel de oprimidos, luchadores, genocidas y por fin… de las Madres y Abuelas. Con emoción, con respeto y profundo compromiso ciudadano, los alumnos de 6to. año decidieron ponerse los pañuelos blancos. Con admiración verdadera compartieron con la sra. Taty Almeida, Madre de Plaza de Mayo e invitada especial y habitual de esta muestra, el camino de un monumento a otro, invitando a todos los presentes a hacer lo mismo.

Muchos alumnos, muchos docentes y muchos invitados decidieron y eligieron ponerse también los pañuelos blancos, como modo de asegurar la vereda por la que cada uno transita: la vereda del compromiso con la Verdad, la Justicia, la Paz y la Libertad.

Esa mañana de julio hubo aprendizaje en la piel, en las cabezas y en los corazones; y estuvimos en Jrimian:

… por un nuevo y fuerte Nunca más,

        …por la Verdad indiscutible y aberrante de los genocidios,

        … por la Memoria de las nuevas generaciones, para que multipliquen y difundan,

        …y por la Justicia que se grita cuando se reclama en paz pero con  convicción y perseverancia.

“¿La historia sucede? La historia nos sucede”