Apenas quedan dos meses para que el ciclo lectivo 2013 pase a formar parte de un hermoso recuerdo que permitirá dar comienzo a nuevos desafíos. El largo camino recorrido durante el año por los nenes y nenas de la sala de dos años, Sala Sol, nos enorgullece y nos permite recordar las muchas aventuras, experiencias  y  conquistas  que fueron realizando los alumnos/as más pequeños del jardín Jrimian.

En esta Sala todo es interés y sorpresa. En sus primeros años de edad atraviesan una etapa de exploración y descubrimiento que merece ser compartida. Día a día los “solcitos” ingresan al jardín envueltos por una ola de energía llena de ganas de tocar objetos, descubrir espacios, observar  imágenes, formas, colores; de probar nuevos sabores, olores, sonidos y texturas. Observan los materiales que les ofrecemos con gran curiosidad, los utilizan del derecho y del revés, los aprietan fuerte y los sacuden esperando expectantes los resultados de sus acciones: “Mira lo que hice seño…!” Se comienza a escuchar después de un ratito iniciada la actividad.

Se les suele ofrecer amplios afiches, grandes mesas, hondas palanganas, todo el espacio necesario para que desarrollen sus juegos de exploración lo más cómodos posibles. Pero sea cual sea la actividad o el material utilizado (témpera, harina, plasticola, agua) no hay nada más divertido y placentero que explorarlo sobre el propio cuerpo. Primero una mano… luego la otra… a veces el brazo y por qué no, las piernas y la cara.

Mediante los diversos juegos y actividades lúdicas se estimula el desarrollo de sus posibilidades de comunicación, expresión y la afirmación de sus capacidades y autonomía.

 

Cecilia Annikian y Silvina Visentini