Febrero es el mes del inicio del trabajo, donde los docentes, directivos y personal auxiliar vamos llegando a nuestras funciones. En general cargados de ideas, deseos para el nuevo año, desafíos. Ganas, muchas ganas de un nuevo reencuentro con nuestros jóvenes: con los que ya conocemos, con los nuevos que se incorporan, con los más “chiquilines” que arrancan en este nuevo nivel educativo.

Todo está en marcha: los profes reuniéndose para planificar acciones conjuntas, los directivos seleccionando personal nuevo, profes que se despiden… todos pendientes de las novedades.

Y esperando… esperándolos… a ellos, a nuestros alumnos, para volver a poblar las aulas y compartir nuevos y valiosos aprendizajes.