Intercambiando roles, podríamos decir, fue la propuesta a través de la cual les contamos a las familias el abordaje de la matemática en la escuela primaria.

Hacer matemática desde los primeros años es un compromiso que asumimos cada día. Todos los niños y niñas cuando ingresan a este Nivel traen un amplio conocimiento del Área producto de su interacción social y de las intervenciones del Nivel Inicial, continuando lo allí iniciado avanzamos en la sistematización de los aprendizajes y nada mejor que compartir con los papás y las mamás nuestras propuestas diarias.

Y…comienza la clase, en primer lugar les contamos a las familias cómo resolvemos las distintas situaciones y luego los convertimos en protagonistas, sí, recibieron tarjetas de colores que les permitió agruparse y una vez organizados comenzaron a manipular con el material concreto, con los clips, con las plantillas de billetes… también pasaron por la instancia de resolución gráfica y ahí, a intercambiar ideas, todas válidas, creativas y distintas.

Lo desafiante de esta disciplina es que ofrece diversidad de herramientas a la hora de resolver problemas matemáticos, que no quedan enmarcadas en las situaciones áulicas sino que son aplicables a otros aspectos de la vida cotidiana de cada niño y de cada niña. De esta forma pueden establecer relaciones con aquello que conviven día a día como comprar en el kiosco, cambiar figuritas, repartir golosinas, etc.

La mayoría de los papás y mamás hicieron sus propios relatos de la vida escolar donde quedó claramente reflejada la diferencia entre el enfoque actual y aquel con el que ell@s aprendieron.

Si bien lo que cada niñ@ construye y adquiere de los conocimientos matemáticos le permite organizar su propia trayectoria, vinculando lo que quiere resolver con lo que ya sabe, aplicando estrategias personales, los contenidos de esta Área se encuentran prescriptos en el Diseño Curricular de la Pcia. de Bs. As. ¿Qué quiere decir esto?, que existe un documento por el cual los contenidos que es esperable que los/as  niños/as adquieran, en cada uno de los grados, no pueden obviarse. Además nos ofrece una diversidad de formas de enseñanza privilegiando la posibilidad de alcanzar los aprendizajes por parte del niñ@, garantizando la igualdad de oportunidades para cada uno/a de ellos/as y a su vez pretendiendo aumentar la calidad educativa.

Sólo de esta forma el proceso de enseñanza y de aprendizaje adquiere sentido para los alumnos y las alumnas que se ven beneficiados al participar de una educación que implementa a diario las propuestas curriculares.