Durante el pasado mes de abril se inició un proyecto diferente, invitando a los alumnos de 6° año del nivel primario a participar en un “Taller de CINE” dirigido por Hernán Khourian la propuesta estimuló el desarrollo de nuevos aprendizajes a través del uso y del redescubrimiento de recursos de multimedia.
Doce encuentros fue su extensión, uno de los ejes que lo conforma es la realización de un documental sobre la transmisión del Genocidio y la cultura armenia en la diáspora, para lo cual el documental, se nutrió en el transcurso de las clases con entrevistas a familiares, de origen armenio algunas de diferentes genealogías otras, todas fueron abriendo nuevos caminos al conocimiento ya que cada recuerdo desde el principio, mostró distintas realidades afianzando el lazo con el descubrir un poco más la historia de cada una.
A través de esos conocimientos, experiencias y memorias, se trazaron nuevas vías al saber de la cultura armenia, atravesando la religión, el arte y el idioma desde una perspectiva reflexiva y poética para plasmarla en un filme.
La sucesión de los encuentros del taller de cine, fue convirtiéndose en un escenario donde los alumnos y las alumnas progresivamente se iban encontrando y familiarizando con recursos de multimedia ya conocidos y otros no tanto. Por ejemplo cortos cinematográficos que eran un fiel ejemplo de lo que ellos mismos vivían al realizar los ejercicios propuestos; programas de edición donde a través de la computadora reconocían la importancia de aplicar uno de ellos según el propósito del trabajo.

En el inicio, la propuesta partió de lo conocido. ¿A qué nos referimos con “lo conocido”? Nada más ni nada menos, que a comenzar los ejercicios de filmar, entrevistar y lograr el objetivo de la consigna dada en nuestra propia escuela, en sus recreos, preguntando sobre qué se entendía por Diáspora, a los chicos y chicas de secundaria.

Otra de las actividades realizadas acentuó el compromiso y la curiosidad despertando en los niños y en sus docentes un sentimiento de pertenencia, de conocer lo desconocido, de vivir lo familiar desde un lugar distinto. ¿Cuál era? Filmar objetos de su progenie, explicar su procedencia, así la historia de cada familia se convirtió en la de todo el grupo, siendo abrazada desde el sentir, la intensidad del taller traspasó los muros afianzando el vínculo con las familias de sexto año.