“¿Y si hacemos una fiesta y lo recaudado es a beneficio del colegio?, le propusieron los alumnos de 6° de Secundaria a la Directora del nivel. Al mismo tiempo, un grupo de padres pensó que hacer una fiesta era la mejor manera de recaudar dinero para aportar su colaboración en los próximos proyectos que estaban gestándose y sería además una buena oportunidad para cerrar un año escolar de muchos logros.

El evento

Frente a tanto entusiasmo la Comisión Directiva decidió juntar a los padres que habían propuesto la idea, con los alumnos que querían hacer una fiesta y el pasado 14 de diciembre en el Colegio Jrimian  se reunieron más de 600 personas, entre familias de hoy y de ayer, alumnos y exalumnos, directivos, padres, docentes y auxiliares. No podían faltar los  adolescentes del Badanegán Miutiún, los jóvenes de Unión Juventud Armenia (UJA) y las Sras de la Asociación Civil de Damas (HOM) y la Comisión de Exalumnos recientemente conformada, quienes colaboraron en todo lo que hacía falta.

Una noche  cálida y estrellada que le daba el marco ideal al patio para que la solidaridad, la energía positiva, la camaradería, la emoción, circulara entre las mesas, en cada grupo que se reencontraba, en cada familia que brindaba con  sus amigos, en cada uno de los directivos y docentes, en cada padre, alumno y exalumno que colaboró poniendo lo mejor de sí para el éxito de la fiesta.

Alumnos del Nivel Inicial, Primaria y Secundaria presentaron danzas armenias transmitiendo con gracia y habilidad este aspecto fundamental de la cultura armenia.

También se entregaron los premios a los equipos ganadores del “Torneo de Futbol para Padres y Exalumnos” organizado por la Comisión de Exalumnos.

Y como broche de oro, se presentó en sociedad el grupo musical la “Banda del Jri”,  conformada por alumnos del secundario, quienes interpretaron temas de rock nacional. La parrilla, la cocina, la mesa de dulces, la barra de tragos, el despacho de bebidas y comida, las cajas, el sonido, la locución, todo, pero todo, a cargo de padres y alumnos.

La alegría y la satisfacción por el objetivo cumplido, hizo que la música y el baile se extendieran hasta altas horas de la madrugada.


Palabras de la Comision

Un objetivo ambicioso, una utopía colectiva decía el Ctor Diego Deokmellian, Directivo de la Institución, quien en sus palabras comunicó la decisión que la Comisión junto al Equipo de Conducción han tomado para el Ciclo Lectivo 2014. Y dijo: “El nuevo desafío asumido producto del esfuerzo y el crecimiento sostenido de la Institución, dará respuesta a las demandas de la comunidad, se ha previsto para el ciclo lectivo 2014 la ampliación del Jardín de Infantes, con la apertura de una segunda sala de tres, una segunda sala de cuatro y una segunda sala de dos, esta última en el turno tarde. Además la construcción de nuevos servicios sanitarios y la adecuación del patio y el comedor del Jardín ampliando su capacidad.

Nuestro Colegio sigue creciendo para llegar a más familias e intentando,  al mismo tiempo, mejorar, día tras día, la calidad de los servicios educativos que ofrecemos.

 

Estamos seguros de que con el acompañamiento y el compromiso de cada uno de los integrantes de la Comunidad Educativa de Jrimian este nuevo desafío que asumimos dará los resultados que esperamos.

Ingresarán 70 familias nuevas solo al jardín y quedan en lista de espera más de 150…

Este lugar de prestigio que el Colegio tiene, no resulta casual. Es la consecuencia del trabajo en equipo, del compromiso de todos sus integrantes, es la consecuencia de las definiciones precisas en nuestro Proyecto Institucional, es la consecuencia de pasar de pensar en necesidades individuales a objetivos grupales o conjuntos. 

Esta FIESTA sintetiza lo antedicho. Y me enorgullece sentirme parte de este proyecto…”


Gracias

Celebramos la iniciativa tomada por los egresados 2013 del Secundario, quienes con sus familias quisieron hacer su aporte al nuevo proyecto en marcha, devolviéndole como agradecimiento  a Jrimian lo que Jrimian les dio durante los años que permanecieron en la escuela. Esos años en los que además de aprender  contenidos curriculares, se apropiaron de valores que hoy parecen estar en desuso en nuestra sociedad.  Y  éstos jóvenes nos enseñaron con actitudes, con hechos y con acciones concretas lo que es el agradecimiento, el compromiso y la pertenencia  hacia  la Institución que los vio crecer.

Así se aprende y así se enseña en Jrimian. Así se aprenderá y se enseñará en Jrimian. Por decisión, por convicción y por los desafíos que se renuevan año a año.

Este Colegio, a quien -hace un par de lustros- se le auguraba sus últimos años de vida, hoy se encuentra lleno. Lleno de trabajo y proyectos, de alumnos y docentes, de contenido y valores. Sin embargo, también está lleno de ganas, porque es un Colegio con experiencia y con sensibilidad necesaria para cambiar. El análisis del trabajo realizado deviene necesariamente en la autocrítica y esto es lo que motoriza el cambio. Sabemos que aún queda mucho por hacer y estamos dispuestos a trabajar por ello. Pero también celebramos cada uno de los aciertos que se ratifican y nos alientan a avanzar.

Jrimian, una fiesta. No se trata sólo, de una celebración, se trata de un modo de gestionar, de andar, de vivir, de construir desde nuestro humilde puesto de trabajo aquello que soñamos y que soñaron los fundadores del Colegio, con el mismo compromiso y con el aporte de los tiempos que corren.