Con la convicción de que la experiencia deportiva dentro del entorno escolar es una enorme fuente de crecimiento y desarrollo personal para los niños y adolescentes, la Conducción del Colegio Armenio Jrimian estimuló y alentó la creación de la Escuela Deportiva para alumnos de los niveles primario y secundario.

Ofrecer dentro de las propuestas educativas la posibilidad de los talleres de deporte complementa la formación que da la escuela.

Desde el inicio de este proyecto se pensó en que el deporte en el ámbito escolar no debe apuntar a la formación competitiva de jugadores profesionales, sino que debe contribuir a mejorar la autoestima y la autoconfianza y mejorar la formación física. Cuando se establecieron los objetivos de este espacio se pensó también en la importancia de  fomentar el compañerismo, consolidar estilos de vida activos, fortaleciendo la salud y a la vez dando la posibilidad de experimentar la resolución de situaciones conflictivas en forma respetuosa, favoreciendo y estimulando las habilidades sociales. Habilidades necesarias para una sana convivencia, en la que el respeto tenga un lugar primordial, fundamentalmente propiciando acciones de solidaridad.

Con estas premisas y luego de un año de mucho trabajo, el sábado 23 de noviembre se llevó a cabo en las instalaciones del campo deportivo de la escuela, la Fiesta del Deporte, en la que se  entregaron medallas a todos los alumnos que participaron de los talleres extraescolares (handbol, futbol), para reconocer los logros de aquellos que se destacaron en las diferentes disciplinas.

El Prof. Leandro Biglieri, coordinador de los talleres, definió así el trabajo realizado: “Durante este año, una media de 160 alumnos han asistido mensualmente a la escuela deportiva.  Esto no es un dato menor.  Quedó  lejos en el tiempo, aquel  2005 cuando  junto aL Dirigente Institucional Germán Guenkian y a la Prof. de Ed. Física Paula Duronea, asumimos el desafío de llevar adelante el  proyecto deportivo de Jrimian. En los comienzos  nos encontrábamos con una cantidad muy acotada de alumnos, que hasta en diferentes torneos nos obligó  a competir sin poder completar mínimamente un equipo. Pero esto nunca hizo que perdiéramos la esperanza de llegar a concretar nuestro objetivo. Ese objetivo que con el acompañamiento de los  profesores a cargo de los talleres, Paula Duronea, Nicolás Dubois, Gastón Papetti y Natalia García Del Valle,  nos impulsó a seguir adelante, ofrecer lo mejor que tenemos y crecer día a día un poco más.

El crecimiento de nuestros talleres nos obligó a la refacción de  todas las instalaciones del campo de deportes: baños completos, refacción total de los pisos con pinturas correspondiente al delineado de las canchas, los arcos, el bufete. Fue  un reto que nos obligó a hacer el cambio a mitad de año.

Con la colaboración de exalumnos, directivos y familias del colegio se logró poner en marcha la primera parte de las mejoras planificadas para nuestro campo de deportes por este año.  Estamos trabajando para que desde el año que viene el Colegio pueda ofrecer más variedad de talleres a nuestros alumnos, por lo que la refacción del Campo de Deportes fue el puntapié inicial de un gran trabajo que necesitamos continuar para lograr este objetivo. Sabemos que contamos con el apoyo y el acompañamiento de Uds. las familias de Jrimian y es por ello que nos animamos a nuevos desafíos.”

El Porf. Biglieri finalizó sus palabras agradeciendo a los padres que sostuvieron y acompañaron a sus hijos en cada práctica, a los docentes de los talleres por su compromiso y responsabilidad, a los directivos, padres, alumnos y exalumnos que aportaron con materiales, mano de obra y dinero para hacer las refacciones.

Durante todo el evento funcionó el  bufete organizado por padres y exalumnos, repartidos en distintas tareas atendieron la parrilla, las cajas, la cocina.  Las directoras y algunos docentes del colegio estuvieron presentes acompañando y alentando a los alumnos y a los organizadores. Los chicos orgullosos lucieron sus medallas y mostraron sus diplomas de participación. Las familias de los alumnos se mostraron contentos de compartir los logros de sus hijos en esta fiesta.

El show de malabares que sorprendió a los chicos, los videos de fotos que mostraron el trabajo del año, la cálida noche primaveral de noviembre, el entusiasmo y la buena onda  transmitida por los organizadores y los presentes, generó un clima festivo y familiar que todos disfrutaron y que motiva a la comunidad educativa de Jrimian a seguir apoyando este tipo de proyectos. Cuando hay compromiso, pertenencia, pasión, profesionalidad y buena disposición  los proyectos se concretan con éxito.