Educar en la Memoria, educar para la Memoria, educar por la Memoria, tres conceptos que se articulan pero que no son iguales. Nada tienen que ver con “educar de memoria”.
Se trata, justamente de tres objetivos que el nivel Secundario se propone cuando planifica la enseñanza en pos de la formación de ciudadanos comprometidos con su tiempo y su mundo.
El espíritu del trabajo de este modo permite abordar los hechos históricos que ameritan recordarse desde muchos ángulos, desde muchas materias y con distintas acciones.
En ese marco es que los alumnos del nivel participaron de los actos de conmemoración y de reclamo por el Genocidio perpetrado por el Estado turco contra el pueblo armenio.
Acompañados por profesores, preceptores y directivos participaron de la caminata organizada en el marco del proyecto De un 24 a otro 24 hasta la plazoleta Armenia de Valentín Alsina, protagonizaron una campaña de difusión del Genocidio por Twitter y Facebook desde el patio de la escuela en forma masiva y contundente, muchos de ellos estuvieron presentes con sus amigos y sus familias en la Marcha central organizada por los Jóvenes armenios de toda la comunidad, presentaron a la comunidad armenia, al colegio y la Causa armenia en el 4º Encuentro de escuelas en la diversidad de culturas y creencias , organizado por el Instituto Casa de Ana Frank, presenciaron el acto de homenaje realizado en el Senado de la Nación así como en el realizado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y trabajaron junto a otros colegios en el Intercolegial sobre Cultura Armenia que se realiza en esta época desde hace varios años.
En todas esas situaciones, los alumnos se posicionaron como protagonistas, escucharon a profesionales en las diversas temáticas, a autoridades, pudieron intercambiar ideas con ellas, compartieron con compañeros de otros cursos enriqueciéndose mutuamente, así como con los adultos que en todo momento no perdimos oportunidades de promover ocasiones variadas para aprender.
De todos estos espacios compartidos quedan aprendizajes: duraderos, esenciales y realmente significativos.