Poemas y canciones es un proyecto de trabajo con el que los niños y las niñas de los terceros años consiguieron relacionar la poesía con las canciones, algunas más actuales, otras más tradicionales, unas que cuentan historias, otras que describen lugares…y para conservar la letra de las composiciones se propusieron armar un cancionero y disfrutar de las producciones seleccionadas.

El armado comenzó en el hogar de cada niño y de cada niña con la reescritura de las canciones infantiles que hubieran sido significativas en la niñez de todos los integrantes de la familia que se quisieran sumar y así comenzaron a oírse rondas, nanas, adivinanzas y más todas las que han dejado una huella en el corazón de cada uno de ellos y tuvieran ganas de compartir, para luego, llevarlas al aula, leerlas, cantarlas, volver a sentirlas y contar por qué las eligieron.

En el transcurso de los días los alumnos y las alumnas agregan melodías que les llegan a la memoria, las que cantaban en el jardín, la que escuchan en algún dibujito animado, las que tararean con algún amigo y todas las que se puedan pensar.

La propuesta áulica se inició con la lectura de distintas poesías de María Elena Walsh, descubriendo qué nos dicen a través de su significado, a lo que sumamos la visita a la Biblioteca institucional para escuchar y ver los poemas hechos canto.

Las visitas que entran al aula también se entusiasman al ver colgar notas musicales, las mismas que decoran el lugar donde están todos los cancioneros y ante la pregunta del por qué de las características del ambiente los alumnos y las alumnas entusiasmadamente responden desde el saber y el sentir: “La poesía es canción”, “Con la poesía te reís y te divertís”, “Si estás aburrido, lees una poesía y se te pasa”, “Las historias pueden ser reales o de fantasía”, “Según las palabras que se juntan hay rima”.
Así descubrieron el arte “de las palabras cantadas”.