En esta primera parte del año, desde el acompañamiento que realizamos en el nivel inicial tanto a docentes como al equipo directivo, decidimos apostar una vez más al proyecto de Educación Sexual Integral (ESI), que año tras año repensamos y reformulamos para poder incluir las problemáticas y las experiencias adquiridas.

Como resultado de la labor que venimos haciendo y que nos propusimos continuar, hemos realizado reuniones con las familias de las distintas secciones del nivel inicial para trabajar junto a ellas los ejes y pilares que sostienen el proyecto ESI. Uno de los objetivos que perseguimos es la sensibilización de las familias sobre estas temáticas: buscamos informar y transmitir la importancia del trabajo dentro de las salas y su proyección por fuera de la escuela.

Porque, lograr esa continuidad atravesando los muros institucionales, habilita que los núcleos familiares sean parte de este tipo de procesos. Las familias, al trabajar codo a codo con la institución, se re-valorizan como el primer núcleo de enseñanza, avalando y sosteniendo las practicas escolares vinculadas con la ESI.

De esta manera, el ciclo de reuniones que comenzó hace un tiempo, renueva y refuerza año tras año el compromiso institucional por las problemáticas de la educación sexual, y, a su vez, la formación continua que, como contracara, moviliza al interior de la escuela.

Renovar los acuerdos institucionales, debatir problemáticas, reflexionar sobre el encuadre que aplicamos como institución, son algunas de las tareas que como agentes educativos nos proponemos en el trabajo con y para las familias.

DSC_0095

Laura Badino,
Lic. y Profe de Psicología.