La Educación Artística  inicia a los alumnos y a las alumnas en la música como fuente de experiencia personal transformadora llena de significados y de múltiples interpretaciones, preparándolos tanto en la percepción activa y escucha atenta como en la expresión y elaboración musical.

Para alcanzar este logro es que les proponemos iniciar el camino del reconocimiento y la comprensión del lenguaje musical, así como la producción o elaboración de la música a través de tres medios diferentes: la voz y el canto, los instrumentos y el movimiento. Todos ellos aportarán, sin lugar a dudas, a la comunicación y la expresión de vivencias, sentimientos y emociones personales.

Aprender música en la escuela será entonces “aprender haciendo”, fortalecemos nuestros sentidos en su riqueza poética, en sus innumerables metáforas que como medio de expresión y comunicación nos permiten evocar y exteriorizar sensaciones, estados de ánimo… y queremos compartirlo, es por ésto que nuestra propuesta es invitar a las familias, y así lo hicimos, su participación ha generado un momento enriquecedor de afectos compartidos que amplió la puerta de acceso a la actividad artística reuniendo y compartiendo intereses comunes.

¡Qué sonoridad! nos acompañó durante toda la jornada, cuántas  melodías conocidas por las familias ampliaron el repertorio de los más chicos y generaron un espacio de encuentro donde poder expresarse a través de un mensaje  común y del disfrute de una actividad compartida. La alegría, las sonrisas, las miradas cómplices, nos regalaron una maravillosa mañana en la que festejamos la Semana de las Familias a través del arte logrando una maravillosa sensibilidad hacia lo que nos rodea, establecimiento valiosos  puentes  de comunicación a través de la música.