Un nuevo ciclo escolar comienza y con él  las expectativas de toda la comunidad educativa. Toda la institución se prepara para recibir a los niños, niñas y sus familias; los espacios y las propuesta de actividades están al servicio del proceso de integración que se construye entre el jardín, los alumnos/as y familias.

El día 2 de Marzo las puertas de las salas se abrieron para recibir a todos los nenes y nenas, acompañados por sus familiares, para realizar una actividad en la sala y comenzar a disfrutar de un nuevo año en el jardín.

Con distintas propuestas los lazos se afianzan según las particularidades de cada sala momento esencial para formar las bases de futuros aprendizajes.

El tiempo de adaptación es variable, ya que cada pequeño es diferente. Por esta razón se pautan horarios progresivos, que se modifican según la evolución grupal e individual. De esta forma se permite un acercamiento gradual al nuevo espacio, rutinas, compañeros, materiales, etc.

Lo esencial es que cada familia logre sentir seguridad y confianza en la institución, sentimientos que son transmitidos a los niños/as.

Es un momento de encuentro, de entablar códigos compartidos.

Crear vínculos y comenzar a conformar un grupo por ejemplo imaginando qué nombre tendrán las salas este año….